agosto - 2017

Columna de opinión Pulso, Juan Pablo Marín Gerente Eco-Lógica

Comunas “CERO BASURA”: sí se puede           

LA CONSTRUCCIÓN de un nuevo relleno de seguridad ha generado debate respecto de las consecuencias que arrastra para las personas que viven cerca, pero también en tomo a la aparente necesidad de seguir construyéndolos para cargar toneladas de residuos. Una discusión que, si somos responsables, no deberíamos dejar pasar. Debemos darnos cuenta de que hay otras alternativas, con notorios beneficios económicos, medioambientales, de eficiencia logística y operacional. Una de ellas es el “cero basura”, una solución factible. Ya hay grandes empresas que administran sus residuos para no disponer ningún gramo en un relleno. Pero, ¿es posible extrapolar esta política a otros sectores más bien públicos como, por ejemplo, municipios? La respuesta es sí. Una vez que la entidad comienza a administrar sus residuos por medio de una empresa alineada con los incentivos cero basura, a diferencia de los rellenos sanitarios, alineados al todo basura, los resultados se verán a corto plazo. El problema es que los incentivos están puestos en otra dirección; las municipalidades licitan con empresas que recolectan y transportan residuos, para las que el negocio es que se produzca la mayor cantidad de basura. Lo que necesitamos para comenzar es que las autoridades conozcan la opción. Puede que algunos no conozcan todavía las beneficios de “cero basura”. Pero tomada la decisión, se darán cuenta, primero, del tipo de residuos que generan y sus respectivos volúmenes; segundo, cuáles se pueden recuperar; y tercero, obtendrán información relevante que se traducirá en reducción de costos, beneficios ambientales y sociales.

JUAN PABLO MARÍN U. socio de Eco-Lógica y emprendedor Endeavor.