enero - 2018

Entrevista Juan Pablo Marín, La Segunda

“Los residuos se pueden medir igual que la cuenta del agua”

  • El socio de Eco-Lógica, Juan Pablo Marín, apuesta por cambiar la visión sobre el reciclaje.     
Por Juan Nicolás Gamboa

Cuando Juan Pablo Marín (39) se asoció con su hermano hace 18 años, su único capital eran $3 millones que habían recibido de su padre. Con ese dinero ambos comenzaron un negocio con una meta en común: reducir los desechos de sus clientes. Así nació Eco-Lógica, una empresa cuyo modelo de negocios apunta hacia el manejo de residuos.

“El cliente busca alguien que me cobre lo más barato por ello y que pague lo más caro que pueda por aquello que tenga valor”, explica Marín. Así Eco-Lógica retira los desechos de sus clientes, empresas y edificios de oficinas, a quienes les paga un monto por aquellos residuos que pueden ser reutilizables (cartón, papel, latas, plástico, entre otros), los separa y procesa para después venderlos a las plantas que los reciclan de acuerdo al peso y volumen. En otras palabras, si todo se maneja de manera óptima, el reciclaje no incidiría en los costos económicos para las empresas.

Hoy está a cargo de una empresa con más de 200 empleados, 50 camiones y 3 instalaciones que mueven cerca de 15 mil toneladas de residuos anuales en diversas ciudades de Chile.

Cero basura

Hace cinco años, Marín recibió el llamado de Unilever. La empresa le explicó que —por orden de la central en Holanda— debían convertirse en una compañía “cero basura”, es decir que nada llegara a un relleno sanitario y recuperar lo que el resto normalmente desecha.

Junto con el proceso de gestión que realizan, Marín acota que mediante un software que procesa los datos de los retiros que realizan, los clientes pueden ver en tiempo real qué tipo de residuos son los que más generan las empresas y cómo reducir la cantidad de basura que generan. “La idea es que nos demos cuenta que los residuos se pueden medir igual que la cuenta del agua”, agrega.

En la actualidad, empresas como Nestlé, Coca-Cola, Iansa y CCU se han sumado a esta idea.

  • ¿Cuáles son los desafíos para alcanzar el “cero basura” en las empresas?

—El generar un cambio dentro que permita volver a ver los residuos como recuperables y combustible alternativo. Llegamos a las gerencias con ese concepto y lo aterrizamos. Se empezaron a dar cuenta que era posible realizar ese cambio y así generamos un entusiasmo que se convirtió en una manera de entender que esa visión era algo posible en las empresas.

  • ¿Y cómo se puede llevar esa Idea al ámbito de los edificios de oficinas?

—Nosotros aplicamos un sistema aterrizado a las oficinas. Entregamos bolsas con códigos de barras para identificar los tipos de residuos. Ahí cada uno ve qué prefiere: Si desea que le maneje los residuos, entrego una bolsa negra para basura y una transparente para recuperables. Si la empresa quiere ser cero basura le ponemos una azul, para combustible alternativo, y la transparente.

  • Pero ustedes no son los que reciclan…

—No. Nosotros gestionamos y realizamos los procesos. En el caso del papel, en Chile son las tres papeleras quienes realizan su reciclaje con sus empresas a cargo. Entonces, nosotros retiramos los residuos, lo separamos, compactamos, pesamos, consolidamos la carga y lo llevamos a las empresas recicladoras.

“Generamos una visión que hizo entender el concepto ‘cero basura’ como algo posible”.

 

Leer la Entrevista aquí: https://goo.gl/wJg8t9