marzo - 2018

Eco-Lógica incorpora nuevos socios

Es la primera inversión tras el acuerdo para traspasar el Canal del Fútbol (CDF):

Holding de Jorge Claro arriba a nuevo negocio, e ingresa a firma de gestión de residuos industriales

A través del holding familiar, Grupo Prisma, compró el 50,1% de la firma Eco-Lógica, fundada hace más de 18 años por el emprendedor Francisco Marín Undurraga. El plan es crecer e internacionalizarse.

El nombre de Jorge Claro Mimica está indeleblemente relacionado con el Canal del Fútbol (CDF). Es por él que su nombre ha estado en primera plana durante años, y más en el último tiempo, tras llegar a un acuerdo para traspasar este activo a la cadena Turner.

Pero lejos de los flashes que acapara el fútbol, este empresario y su familia han ido dando vida a varios otros negocios en diversos sectores, agrupados en un holding , Grupo Prisma (ver recuadro), que gerencia su hijo Matías Claro Figueroa, y con el que a fines de enero ingresaron a un nuevo negocio. Se trata de la compra del 50,1% de la firma Eco-Lógica, fundada hace más de 18 años por el emprendedor Francisco Marín Undurraga. Esta compra se transformó en la primera inversión que Grupo Prisma concreta tras el acuerdo por el CDF.

Eco-Lógica se inserta en el rubro de la gestión de residuos industriales de todo tipo. Partió desde cero, con un capital de solo $3 millones, y hoy maneja una cartera de 140 clientes, entre ellos grandes corporaciones.

¿Por qué captó el interés de Grupo Prisma? Matías Claro explica que hace dos o tres años hicieron un trabajo profundo al interior del holding -que antes eran las sociedades familiares-, y tomaron definiciones estratégicas sobre hacia dónde querían enfocarse. “Veíamos que venía una etapa de reinversión, de rearmarnos. En nuestra historia siempre hemos participado de muchos emprendimientos. Obviamente, el CDF es el más conocido, el más popular, el más grande, el fútbol es de mucha repercusión. Pero también hemos creado otras empresas. Y definimos que, saliera o no saliera lo del CDF, nosotros no queríamos ser una empresa que se dedicara a invertir en papeles financieros. Nuestro ADN era el emprendimiento y participar en el crecimiento de empresas. Y definimos que lo queríamos hacer en Chile, independiente de que tenemos la esperanza de que Eco-Lógica crezca por Latinoamérica”, cuenta.

Así definieron buscar empresas que invirtieran en estrategias innovadoras y aportaran en valor sustentable al país. “La industria del manejo de residuos es una que está aportando valor al país. Lo que ellos han hecho es una estrategia innovadora, los primeros en el cero basura. Va muy en línea con las definiciones que como Grupo Prisma hemos tomado”, explica Matías Claro.

Landmark asesoró el acuerdo

Eco-Lógica nació hace más de 18 años, cuando Francisco Marín Undurraga (42), un ex estudiante de arquitectura, optó por hacer un emprendimiento relacionado con el reciclaje. Con ensayo y error, él mismo cuenta que partió retirando residuos en casas; luego derivó a las botellas, hasta que más tarde se enfocó en limpiar patios industriales: sacar plástico, chatarra, cartones y todo tipo de desechos, que extraía con su camioneta. Así, creció hacia más empresas y también sumó el manejo de los residuos peligrosos.

Tras 8 a 10 años de aprendizaje -como lo describe su hermano Juan Pablo (39)-, la firma dio con el modelo de negocios en el que hoy está, que es la administración integral de residuos, el waste management : dispone de permisos para retirar y transportar estos residuos (sólidos, líquidos, peligrosos, no peligrosos), y los “recupera”, derivándolos a distintos destinatarios para ello: para reutilización, o reciclaje, o compostaje, o como combustible alternativo.

“Empezamos a crecer muy fuerte, porque las empresas necesitaban un solo gestor para que les maneje todos los residuos, que ojalá les cobrara lo menos posible por lo que tiene costo, y que les pagara lo más posible por lo que tiene valor. Y les dé indicadores de gestión”, agrega Juan Pablo Marín.

El objetivo final es “cero basura”, que nada se tire como desperdicio, meta que han alcanzado con varios clientes.

En estos años de expansión la firma fue sumando más socios: además del hermano de Francisco Marín, Juan Pablo, se sumaron Enzo Bono y Nicolás Román (estos últimos, con el 40% de Eco-Lógica).

Para proseguir su proceso de expansión, hace un año y medio contrataron a Landmark como asesor financiero para buscar un socio estratégico, el nexo por el que llegó Grupo Prisma.

“Tenemos un pacto de socios, y los acuerdos de cómo financiar el crecimiento. Nosotros como Grupo Prisma respetamos y valoramos la experiencia. Si bien tenemos el control de la empresa nosotros, es compartido, regulado por este pacto de socios”, explica Claro.

“Lo bonito de la historia es la fuerza emprendedora, de partir con una camioneta, y a lo que han llegado hoy, sin apoyo de nadie, y toda la experiencia que acumularon”, agrega Matías Claro, quien ya conocía a los Marín Undurraga, pues con Francisco habían coincidido como alumnos y amigos del Colegio Apoquindo.

“Nos sentimos muy identificados con la experiencia de las personas que hay detrás del CDF, que también armaron un proyecto desde las raíces y con impacto social muy exitoso”, acota Juan Pablo Marín.

Crecer a regiones y Perú

El plan de negocios que los socios quieren desarrollar en Eco-Lógica es consolidar, expandiéndose a regiones, y también internacionalizarse, de la mano de sus propios clientes en Chile, que en su mayoría son corporaciones que están en otros mercados.

A nivel nacional, la compañía tiene presencia en la Región Metropolitana, con una planta de transferencia en Lampa, que crecerá, pues acaban de comprar otro terreno para residuos peligrosos. También están en la Quinta Región, y en el sur, en Rancagua, Linares, Temuco y Valdivia. En Temuco ya tienen una planta de transferencia, pero esperan crecer con otra, y quieren incorporar otras zonas, como Concepción y Puerto Montt. Por el norte, buscan abordar la industria minera y el retail .

“Eco-Lógica tiene la capacidad financiera para crecer y captar clientes en todo Chile”, estima Matías Claro.

A nivel internacional, miran Perú y, de hecho, van a participar en un proceso de licitación privado, de una empresa en dicho mercado. “Es el crecimiento natural que va a tener la compañía”, manifiesta Claro.

Además, hace un par de años, Eco-Lógica invirtió en la empresa Kyklos, de la que posee el 50% de sus derechos políticos, que se dedica al manejo de la basura en colegios, y ya trabaja con una red de 100 establecimientos con puntos limpios. Según los socios de Eco-Lógica, aquella compañía será la que más capte los efectos de la nueva ley REP, que apunta precisamente al reciclaje posconsumo.

“Veíamos que venía una etapa de reinversión, de rearmarnos. En nuestra historia siempre hemos participado de muchos emprendimientos. Obviamente, el CDF es el más conocido, el más popular, pero también hemos creado otras empresas. Y definimos que, saliera o no saliera lo del CDF, nosotros no queríamos ser una empresa, un family , que se dedicara a invertir en papeles financieros. Nuestro ADN era el emprendimiento. Tenemos la esperanza de que Eco-Lógica crezca por Latinoamérica”. Matías Claro Figueroa

“NOS SENTIMOS muy identificados con la experiencia de las personas que hay detrás del CDF, que también armaron un proyecto desde las raíces y con impacto social muy exitoso”, destacan los hermanos Marín Undurraga.

 El foco de negocios de Grupo Prisma: “Empresas que uno vea que hay estrategias nuevas, valientes, jugadas, un aporte al país”

Matías Claro Figueroa -42, ingeniero comercial y master en Economía de la U. Católica, y MPA en Harvard en Administración Pública- es el gerente general de Grupo Prisma, que agrupa los negocios de Jorge Claro Mimica y su familia, Patricia Figueroa, y los cuatro hijos de ambos, Daniela, Juan Ignacio, el propio Matías y Francisca.

Pero su trayectoria en el mundo empresarial y en la gestión pública es de larga data. Entre 2003 y 2008 fue gerente general del CDF, para luego enfocarse en la entonces consultora Claro y Asociados, vinculada a su padre y socios. Hasta que en 2010 se fue a trabajar en el gobierno de Sebastián Piñera, primero como asesor en el Ministerio de Desarrollo Social, y luego como encargado del Programa Aldeas y Campamentos del Ministerio de Vivienda. Hasta que en 2013, regresó a Claro.

“En ese minuto yo vi que los intereses que teníamos con los socios -Pablo Armas, José Mujica, Javier Contreras, luego Martín Figueroa y Rodrigo Guzmán-, iban distinto de hacia donde yo veía que tenían que ir los emprendimientos que estábamos haciendo”, rememora Matías Claro. Mientras la compañía se estaba dedicando a la administración de fondos de terceros, Matías Claro quería enfocarse en emprendimientos y participar directamente en inversiones.

Al final separaron aguas en 2014. Aquellos otros socios les compraron la participación en Claro a la familia y luego cambiaron el nombre de esa compañía a Ameris Capital. Y Matías Claro -tras partir a hacer su master en Estados Unidos-, regresó en julio de 2015 y comenzó el proceso de reordenamiento de sociedades familiares que derivó en Grupo Prisma como tal.

El gerente precisa que Prisma no es un family office , pues dicha gestión la tienen entregada a un multi family . El rol de Grupo Prisma, aclara, es gestionar empresas, inversiones reales. A nivel de propiedad, no hay otros socios en dicho holding familiar, pero sí han invitado a directores independientes, Fernando Tisné y Anita Holuigue.

¿Qué activos componen el Grupo Prisma? En el ámbito inmobiliario, oficinas para renta y terrenos para varios desarrollos. En Huechuraba disponen de un paño de seis hectáreas donde desarrollaron un proyecto, Vitapark. “Estamos viendo con un grupo inmobiliario, que probablemente va a tomar el proyecto y lo va a desarrollar. Nosotros tenemos el terreno y tenemos un acuerdo con un grupo inmobiliario”, explica Matías Claro, sobre una iniciativa que contempla edificar departamentos, para la cual ya hay tres edificios aprobados, de un total de seis.

También disponen de otro paño de 200 hectáreas en San Antonio para un desarrollo industrial, de apoyo logístico al puerto. “Lo estamos desarrollando en este minuto. Es un terreno industrial, pegado al puerto, que vemos que va a tener un desarrollo importante. Es un terreno de la familia de mi papá. Era de mi abuelo, lo heredaron los hijos, y mis tíos nos pidieron que nos encargáramos del desarrollo: puerto seco, manejo de residuos, industrias. Estamos viendo los planos o si es que conseguimos algún socio, o alguien que quiera comprar un pedazo grande del terreno. Estamos viendo”, detalla.

En el sur, a través de Agrícola Santo Domingo, manejan campos en la zona de Valdivia y Puerto Octay para la producción de corderos. Esta iniciativa partió en 2012, y hoy están terminando el proceso de generar la raza genética, pues buscaron modernizar la tradicional que hay en Chile, previendo que en marzo de 2019 estarán produciendo con dicho desarrollo. Ya tienen 22 mil madres de oveja y buscan generar una proteína de alta calidad.

Por cierto que el activo más conocido es el CDF, canal en que, junto a otros empresarios, poseen el 20% -el 80% es de la ANFP-, y con el que a fines del año pasado los socios cerraron un acuerdo para traspasarlo a Turner.

Este traspaso aún no está materializado -está en las consultas previstas ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE)-, pero les significará un aproximado de US$ 182 millones una vez que la transacción se materializase, lo que estima Matías Claro debiera ocurrir en este primer semestre. “Nosotros estamos bastante confiados de que debiera salir rápido, dado que dentro de las razones por las cuales se escogió a Turner fue porque era una empresa que no debiera tener problemas con la FNE. Hemos sido súper pro activos y abiertos con la FNE”, plantea.

¿Qué sectores están mirando para invertir? “En lo inmediato queremos crecer a través de Eco-Lógica”, responde Matías Claro.

-¿No se entusiasmaron con el proyecto de UCV TV, al que se integraron Gonzalo Martino y Jesús Diez, socios de ustedes en el CDF?

“En algún momento lo hablamos con Gonzalo. Nosotros no estábamos en el tiempo de evaluar la opción”.

-¿La sociedad GTV va a seguir existiendo como tal?

“Técnicamente no se va a disolver la sociedad, pero cada socio va a seguir haciendo sus negocios por su lado con los recursos que aparezcan de ahí”.

-¿Han pensado en algo juntos?

“Algo hemos hablado con Gonzalo, que él también tiene una veta similar a la nuestra de estar invirtiendo en empresas reales en Chile, pero no tenemos nada concreto. A mí me encantaría por lo menos”.

-Pero les deben llegar ofertas todos los días y cada rato…

“Queremos ser súper selectivos en los principios estratégicos que dije. Que sean empresas que uno vea que hay personas talentosas, estrategias nuevas, valientes, jugadas, un aporte al país. Y no tenemos apuro en meternos en mucha cosa nueva. ¿Cuál es el foco nuestro? Hacer crecer a Eco-Lógica, crecimiento orgánico e inorgánico. Es una industria que nos calza perfecto en lo que nosotros queremos crecer”.

-¿Volver a los medios?

“Va a depender de si hay alguna oportunidad. No lo descarto”.

Grupo Prisma tiene una veta social, en educación en población vulnerable. En Cerro Navia participan en el colegio Cree, un particular subvencionado, de excelencia, sin copago y sin selección, y para el que buscan fondos para continuar la construcción del proyecto. Hoy llega a cuarto básico. Allí también participan Tim Purcell (Linzor Capital), Raimundo Valenzuela (RR Wine), Francisco Silva (Security), Manuel Casanueva (GTD).

Además manejan la Fundación Niños Primero, dedicada a educar a familias con niños entre 2 y 4 años, de modo de enseñar en sus casas y junto a sus padres cómo deben prepararse para la etapa escolar, un modelo sacado de Estados Unidos.

Leer la noticia aquí: https://goo.gl/NuhJdR