marzo - 2018

¿Cómo ser Cero Basura?

¿CÓMO VALORIZAMOS NUESTROS RESIDUOS?

Todos los que generamos residuos, es decir: personas, oficinas, colegios o grandes empresas, entre otros,  tenemos la opción de botarlos a la basura para que sean enviados a un relleno sanitario, o bien minimizar el desperdicio de éstos recuperándolos por medio del reciclaje, la reutilización, el compostaje o el combustible alternativo, con la meta de ser CERO BASURA.

Para esto, es importante que entendamos qué significan estos procesos y cómo podemos clasificarlos.

El reciclaje tiene como objetivo reincorporar residuos al ciclo productivo, recuperándolos como materia prima para nuevos procesos. Gracias al reciclaje, se previene el desperdicio y envío a relleno sanitario de materiales que tienen potencial de ser útiles y tener una segunda vida posterior a su recuperación.

Los materiales que pueden ser reciclados son muchos y la gran mayoría están presentes en nuestro uso diario como papel, cartón, vidrio, metales, algunos plásticos, maderas y componentes electrónicos, entre otros.

También tenemos la opción de reutilizar aquello que consideramos un desecho, prolongando la vida útil de nuestros productos a través de un nuevo uso, muchas veces diferente para el cual fueron creados. A diferencia del reciclaje, la reutilización no involucra un proceso físico que transforme el producto, como por ejemplo, con cualquier envase de vidrio que luego podamos reutilizar para guardar cosas.

Otra manera de seguir aportando al CERO BASURA es transformar nuestros residuos orgánicos como alimentos, madera, restos de jardín, entre otros, en tierra o compost. Alrededor de un 40% de la basura que generamos en nuestros hogares es materia orgánica, que puede ser recuperada y utilizada nuevamente como humus y compost, reduciendo además el uso de fertilizantes químicos.

Finalmente, existen residuos que no tienen mercado para reciclarse, reutilizarse o convertirlos en compost. Para evitar que sean enviados a rellenos sanitarios, existe una opción que es la elaboración de combustible alternativo. A través de la incineración, gasificación o co proceso, todos aquellos elementos que no están en las tres categorías descritas anteriormente, pueden ser convertidos en material que luego son usados para generar energía. Por ejemplo calentar o aumentar las temperaturas de las empresas de cementos.